Bienvenidos a Dominio Uruguay, hoy es Jueves 17 de Abril de 2014 |   

INTERNACIONAL

COMO VIVEN LOS CUBANOS

Cómo viven los cubanos

Los habitantes de la isla sienten que el gobierno escucha y ve todo lo que dicen y hacen. Hablar de más puede ser sancionado con la pérdida del trabajo. Con la internación de Fidel, los controles apenas se atenuaron


Decir lo que uno piensa en el momento y lugar inoportunos puede costar el empleo en Cuba. Insultar a Fidel Castro o a otros altos líderes en público puede significar la cárcel. No hay prensa libre, el acceso a Internet está restringido y muchos cubanos suponen que sus teléfonos están interceptados. Los agentes de seguridad estatal siguen a los críticos del gobierno y a los extranjeros, mientras los omnipresentes Comités de Defensa de la Revolución mantienen vigilados a los vecinos.

En 1961, Castro sentó el precedente para la libertad de palabra diciendo "Con la Revolución, todo; sin la Revolución, nada". "No había otra opción. Era 'estás con nosotros o en contra de nosotros' y puedes imaginarte qué sucede si estás en contra", dijo la periodista disidente Miriam Leiva. "Así es como siguen las cosas", agregó.

El marido de Leiva, Oscar Espinosa Chepe, es un economista que pasó a ser anticomunista, uno de 75 disidentes arrestados en una redada de críticos del gobierno en marzo del 2003.

Aunque Espinosa Chepe fue puesto en libertad por motivos de salud, Leiva y otras mujeres familiares de prisioneros políticos vestidas de blanco marchan en silencio por la concurrida Quinta Avenida de La Habana todos los domingos después de misa, luciendo botones con las fotos de sus seres queridos encarcelados.

Todos sus movimientos son observados por agentes de seguridad estatal y a veces son hostigadas abiertamente por partidarios del gobierno, aunque la marcha de las "Mujeres de blanco" ha sido tolerada durante años.

Leiva dijo que los cubanos en general han tenido menos temor a hablar abiertamente en público desde que el presidente Castro, de 80 años, se sometió a una operación quirúrgica intestinal de emergencia hace un año y cedió el poder a su hermano Raúl.

La vigilancia está por doquier. Se dice que la Esquina Caliente está llena de agentes del gobierno que se visten como los demás para pasar inadvertidos.

Más evidentes son los policías uniformados. Una vez durante la visita de un reportero, un oficial escuchó la conversación y anotó el número de documento de identidad de todos los cubanos que participaban. Otra vez, un policía con un perro ovejero alemán permaneció a corta distancia, mirando fijo sin decir palabra.
Fuente: AP

Publicado: 15/07/2007

Imágenes de la Noticia

693-1.jpg

xHTML CSS

by Creativa Int